Relojes Exclusivos     
Resultados 1 al 2 de 2

Tema: El peor socio del mundo

  1. #1
    Moderador Avatar de pepeliza
    Fecha de Ingreso
    16 nov, 09
    Ubicación
    Capital del Reyno
    Mensajes
    15.802
    Agradecimientos: 339
    My Feedback
    0
    (0% Positive Feedback)

    Predeterminado El peor socio del mundo

    Tu peor enemigo, si quieres montar una empresa.

    ¿Por qué nos falta cultura empresarial en España?

    Tú tuviste la idea. Fue a ti a quien se le ocurrió montar el negocio. Acudiste solo al banco a conseguir los créditos necesarios. Tú solito buscaste el local. Tú hipotecaste tu casa. Tú hiciste todo el papeleo. Tú hiciste todas las llamadas. Tú hablaste con todas las personas. Tú te llevaste todos los disgustos. Tú sufriste todas las contrariedades. Por supuesto, tú corriste con todos los riesgos. Al principio fue duro, tuviste que dedicar todo tu tiempo y encima perdías dinero. Ella sólo estuvo ahí cuando empezaste a tener beneficios. Cuando te iba mal estabas solo, pero cuando te iba bien estaba a tu lado todo el tiempo. No había hecho nada, no había arriesgado nada, no había regateado ningún precio, no había mejorado ningún producto, no había negociado ningún acuerdo, no había vendido nada a nadie, no había hablado con ningún banco, no había tranquilizado a ningún acreedor, no había contratado a nadie, no había creado ningún puesto de trabajo, pero quería su parte. Primero tenías que entregarle un sobre con el 27% de tus beneficios. Más tarde, del 73% restante, volvía a exigirte otra parte. A veces, si te iba bien, hasta el 43% de lo que te había dejado antes. De cada 100 euros que ganabas en tus mejores momentos sólo te dejaba 40. A ella, no obstante, le gustaba ser generosa con tu dinero. En algunos momentos, incluso, daba la impresión de que encontraba una especial satisfacción en repartirlo entre tus enemigos. Entre personas que te insultaban, te menospreciaban o te culpaban de todos sus males. Aunque tu única relación con ellos fuera que ella les entregaba tu dinero. A veces te llegaban rumores de lo que pensaban de ti estas personas y de lo que hablaban con ella. Se quejaban de ti y le exigían más dureza contigo. Era demasiado que te quedaras con 4 partes de cada 10 que ganabas. Había que exprimirte más. La gente como tú era una lacra para la sociedad, especialmente si tenías beneficios. Por culpa de gente como tú estaba el mundo como estaba. Especialmente donde no había gente como tú. Quien así hablaba de ti era gente que se beneficiaba de 6 de cada 10 euros que tú generabas, pero que al mismo tiempo afirmaba que la desaparición de toda la gente como tú generaría una gran prosperidad y riqueza. A veces, a causa de eso, te sentías un parásito y te preguntabas cómo a alguien se le podía ocurrir poner en marcha una empresa no sólo poniendo en riesgo su patrimonio si fracasaba, sino sabiendo lo mal considerado que estaría si triunfaba. Ningún joven debería tener la extravagante ocurrencia de montar una empresa, reflexionabas. Afortunadamente te daba la impresión de que por ahí marchaba la cosa. Al menos la mitad de los jóvenes seguramente sentirían repugnancia ante la mera idea de convertirse en empresarios. Sin duda se trataba de una garantía para la prosperidad del país, concluías tranquilizado. Luego repasabas las cuentas de tu empresa calculando otra vez cuánto le tenías que dar este año a ella. Ella, a pesar de lo que sin duda han estado todos ustedes pensando hasta ahora, no es la mafia siciliana. Ella es Hacienda.

    Fuente: http://www.navarraconfidencial.com

  2. #2
    Experto
    Fecha de Ingreso
    02 feb, 10
    Mensajes
    933
    Agradecimientos: 0
    My Feedback
    0
    (0% Positive Feedback)

    Predeterminado

    Cita Iniciado por pepeliza Ver mensaje
    Tu peor enemigo, si quieres montar una empresa.

    ¿Por qué nos falta cultura empresarial en España?

    Tú tuviste la idea. Fue a ti a quien se le ocurrió montar el negocio. Acudiste solo al banco a conseguir los créditos necesarios. Tú solito buscaste el local. Tú hipotecaste tu casa. Tú hiciste todo el papeleo. Tú hiciste todas las llamadas. Tú hablaste con todas las personas. Tú te llevaste todos los disgustos. Tú sufriste todas las contrariedades. Por supuesto, tú corriste con todos los riesgos. Al principio fue duro, tuviste que dedicar todo tu tiempo y encima perdías dinero. Ella sólo estuvo ahí cuando empezaste a tener beneficios. Cuando te iba mal estabas solo, pero cuando te iba bien estaba a tu lado todo el tiempo. No había hecho nada, no había arriesgado nada, no había regateado ningún precio, no había mejorado ningún producto, no había negociado ningún acuerdo, no había vendido nada a nadie, no había hablado con ningún banco, no había tranquilizado a ningún acreedor, no había contratado a nadie, no había creado ningún puesto de trabajo, pero quería su parte. Primero tenías que entregarle un sobre con el 27% de tus beneficios. Más tarde, del 73% restante, volvía a exigirte otra parte. A veces, si te iba bien, hasta el 43% de lo que te había dejado antes. De cada 100 euros que ganabas en tus mejores momentos sólo te dejaba 40. A ella, no obstante, le gustaba ser generosa con tu dinero. En algunos momentos, incluso, daba la impresión de que encontraba una especial satisfacción en repartirlo entre tus enemigos. Entre personas que te insultaban, te menospreciaban o te culpaban de todos sus males. Aunque tu única relación con ellos fuera que ella les entregaba tu dinero. A veces te llegaban rumores de lo que pensaban de ti estas personas y de lo que hablaban con ella. Se quejaban de ti y le exigían más dureza contigo. Era demasiado que te quedaras con 4 partes de cada 10 que ganabas. Había que exprimirte más. La gente como tú era una lacra para la sociedad, especialmente si tenías beneficios. Por culpa de gente como tú estaba el mundo como estaba. Especialmente donde no había gente como tú. Quien así hablaba de ti era gente que se beneficiaba de 6 de cada 10 euros que tú generabas, pero que al mismo tiempo afirmaba que la desaparición de toda la gente como tú generaría una gran prosperidad y riqueza. A veces, a causa de eso, te sentías un parásito y te preguntabas cómo a alguien se le podía ocurrir poner en marcha una empresa no sólo poniendo en riesgo su patrimonio si fracasaba, sino sabiendo lo mal considerado que estaría si triunfaba. Ningún joven debería tener la extravagante ocurrencia de montar una empresa, reflexionabas. Afortunadamente te daba la impresión de que por ahí marchaba la cosa. Al menos la mitad de los jóvenes seguramente sentirían repugnancia ante la mera idea de convertirse en empresarios. Sin duda se trataba de una garantía para la prosperidad del país, concluías tranquilizado. Luego repasabas las cuentas de tu empresa calculando otra vez cuánto le tenías que dar este año a ella. Ella, a pesar de lo que sin duda han estado todos ustedes pensando hasta ahora, no es la mafia siciliana. Ella es Hacienda.

    Fuente: http://www.navarraconfidencial.com
    Haber empezado por ahi, pensaba que hablabas de mi esposa y me he leido el tocho entero.

Temas similares

  1. ¿Cuál creéis que es el mejor CUARZO del mundo?
    Por Jordiher en el foro Foro general
    Respuestas: 30
    Último mensaje: 30/04/16, 07:26
  2. La mujer con el mejor físico del mundo...
    Por pepeliza en el foro Cajón de sastre
    Respuestas: 2
    Último mensaje: 21/03/10, 03:07
  3. Ella quiere ser la más gorda del mundo....
    Por Jordiher en el foro Cajón de sastre
    Respuestas: 1
    Último mensaje: 16/03/10, 12:55
  4. Respuestas: 5
    Último mensaje: 12/03/10, 01:08
  5. Los relojes y el mundo del motor
    Por Jordiher en el foro Foro general
    Respuestas: 4
    Último mensaje: 26/12/09, 17:50

Permisos de publicación

  • No puedes crear nuevos temas
  • No puedes responder temas
  • No puedes subir archivos adjuntos
  • No puedes editar tus mensajes
  •